Menú Cerrar

Roedores domésticos, 5 consejos para cuidar a tu nueva mascota

En una sociedad como la nuestra, en la que las prisas son nuestras compañeras de viaje junto con la falta de tiempo, se nos hace cada día más complicado incrementar la familia de mascotas. Éstas requieren un tiempo en sus cuidados y alimentación, así como en los paseos diarios. Bien es verdad que tampoco se dispone de todo el espacio que quisiéramos, con lo cual el binomio espacio tiempo es un factor importante en el momento de tomar una decisión, como la de incorporar una nueva mascota en casa. Por eso vamos a descubrir a los fabulosos roedores domésticos, una mascota que sin duda no deja indiferente.

Roedores domésticos: contenidos

Habitualmente las mascotas más tradicionales han sido, perros, gatos, peces y algunas especies de aves. Aunque desde hace mucho tiempo han convivido con otras mascotas como hamsters, reptiles… También es cierto que últimamente han incrementado su aparición las denominadas mascotas NAC, Nuevos Animales de Compañía, entre los que encontramos a los roedores domésticos.

Sin lugar a dudas, una mascota en casa, es síntoma de buena salud, lógicamente si les prestamos todas las atenciones que se merece. Y si se trata de una NAC, conviene extremar estos cuidados.

5 consejos para escoger a un roedor como mascota

La decisión a la hora de escoger una mascota no es fácil. Debemos tener presentes varios puntos importantes. Tal vez, una de las más importantes, sea que la elección de una mascota sea por consenso. Así nos aseguramos que va a recibir todos los cuidados y cariño que nuestra mascota necesita.

Si te has decidido por un roedor ¡Genial! Ahora el debate se centra en qué tipo de roedor encaja más con nosotros. Para facilitar un poco la elección vamos a señalar algunos de los roedores domésticos más aceptados como mascotas:

  • ardillas
  • hámster
  • jerbos
  • ratas
  • ratones
  • cobayas
  • degús
  • chinchillas
  • lirones
  • topillos
  • capibaras

Si te apasionan los animales seguro que los roedores no te van a dejar indiferente. Los hay juguetones, simpáticos, huraños, nocturnos… Cada uno con una personalidad diferente que deberás respetar. Ahora la elección ya depende de ti y de tus gustos.

Consulta a tu veterinario

Si tienes cualquier pregunta sobre la elección de tu mascota o si es mejor la compra o la adopción de un roedor doméstico en la protectora, no lo dudes y consulta a tu veterinario.

1. Proporciona un buen espacio a tu roedor doméstico

Como su nombre indica, los roedores, son amantes de roer. Por lo que, en ocasiones suele ser muy graciosos, puede llegar a convertirse en un problema.

Debido a su necesidad de roer, pueden destrozar cualquier cosa que caiga entre sus afilados incisivos. Desde un mando a distancia hasta una planta que teníamos en la más alta de las estimas. Sin olvidarse de que la piel les encanta, por eso los sofás o sillas pueden llegar a convertirse en todo un manjar.

Proporcionar un buen espacio a nuestra mascota es básico, si queremos evitar estas situaciones. Y más tratándose de un roedor. Puedes solucionar este pequeño problema mediante una jaula, eso sí, procura que sea lo suficientemente grande para que pueda moverse con total libertad. Si lo prefieres y tienes espacio, puedes acotar una zona destinada al roedor. De esta forma evitarás daños en tu mobiliario y tu pequeña mascota estará encantada.

2. Cuidados que necesitan los roedores domésticos

Realmente los roedores domésticos, son unas mascotas que no requieren de unas exigencias desmesuradas. La lógica siempre es la mejor consejera, y nuestra observación, la mejor aliada.

Por eso la alimentación, la limpieza, el ejercicio y el control veterinario son las premisas sobre las que se basan las necesidades de los roedores domésticos. Puede parecer evidente, pero en ocasiones no se llega a cumplir. Si quieres que tu mascota esté sana, sigue estos puntos tan básicos y disfruta de un compañero durante muchos años.

3. Enfermedades que nos pueden transmitir

Una de las enfermedades más comunes y que en ocasiones no se les presta la atención que requieren son las alergias. Por eso, conviene estar muy alerta si algún miembro de la familia o allegados son propensos a este tipo de enfermedad. Como ocurre con los gatos o perros, suelen ser producidas por el pelo. Las consecuencias son muy parecidas a las producidas por otras mascotas: estornudos, hinchazón de ojos, erupciones cutáneas o incluso asma. Estas situaciones no son nada agradables por eso hay que extremar las precauciones.

Como todas las mascotas, los roedores también pueden transmitir enfermedades en contacto con ellos, si no tomamos las medidas necesarias. Y estas pasan, como ya hemos comentado antes, en un control periódico con nuestro veterinario y una buena higiene. Mantener a nuestro roedor y su espacio limpio nos puede evitar algún que otro susto. Es muy recomendable que después de tocar o limpiar a nuestra mascota tomemos nosotros también algunas medidas, como lavarnos las manos.

4. La mejor dieta para nuestro roedor doméstico

Las generalidades siempre han sido malas compañeras de viaje y en este caso aún lo son más. Las dietas para los roedores domésticos son tan variadas como lo son ellos entre sí. En cualquier caso recomendamos los compuestos específicos para cada tipo, son lo más completo, variado y equilibrado que les podemos dar.

Si alguna generalidad se puede dar es la de no proporcionarles grandes cantidades de frutas y hortalizas frescas. Su ingesta abundante les proporcionará problemas intestinales. Debemos adecuar su alimentación a lo que más se asemeje a su dieta en libertad. Pero esto no es tarea fácil.

Por ejemplo, el hámster, en libertad se alimenta de semillas, grano e insectos. Su dieta es rica en fibra y baja en azúcares y grasas. Por eso, lo mejor es proporcionarle un pienso de calidad especial para la especie. Podemos acompañarlo con alguna verdura como la zanahoria.

 

Otro caso son las cobayas, a los que los vegetales les aportan fibras para favorecer el tránsito intestinal. El heno es esencial para su buena alimentación y debe de ser deshidratado, seco y exento de polvo. Las verduras de temporada, como las judías verdes, el brócoli o el calabacín, serán el complemento ideal para su dieta. Por otra parte necesitan un aporte de vitamina C, su falta les puede provocar serias enfermedades.

5. Las mejores jaulas según el tipo de roedor doméstico

Elegir el tipo de jaula para nuestro roedor doméstico, no sólo vendrá condicionado por su tamaño, sino del grupo al que pertenece.

Como norma general, lo recomendable es tenerlos separados por sexos. La procreación puede llegar a ser un problema si no se controla.

Escoge bien la casa para tu roedor. Ten presente, por ejemplo, que las cobayas tienen la necesidad vital de construir su propio refugio. O que a alguno no les gustarán en absoluto las jaulas con barrotes.

Recomendaciones sobre las jaulas para roedores

  • Las jaulas deben evitar los suelos de rejilla, ya que pueden introducir sus patas a riesgo de lastimarse. También algunas especies, como los hámster, pueden lastimarse el hocico.
  • Para los suelos evita virutas de maderas resinosas u oleáceas. Así como recortes de papel procedente de revistas o periódicos, sus tintas pueden ser muy nocivas. Evita colocar materiales con los que puedan enredar sus patas, tipo algodón.
  • Habilitar una zona de agua de fácil acceso para su reposición, de preferencia que se pueda manipular desde el exterior. Evitaremos  pequeños accidentes y alguna que otra escapada.
  • Especial atención a las alturas de las jaulas para los roedores domésticos. No tiene las mismas necesidades una ardilla que un hámster.
  • La actividad, para cualquier tipo de roedor doméstico, es tan importante como la alimentación. No escatimes en pequeños accesorios para que se sienta a gusto en su casa. Norias, escaleras, toboganes o túneles, la oferta es tan amplia, que en el momento de elegir la casa de tu mascota tienes que tener en cuenta el mobiliario que le vas a colocar.

Hasta aquí algunas pequeñas consideraciones a tener presente si decides ampliar la familia con uno de estos estupendos animales. Tanto los cuidados, la alimentación y todos los puntos que hemos tratado en este artículo son importantes. Pero, sin duda, el cariño y el amor que estos pequeños roedores domésticos van a recibir serán el mejor cuidado que les puedas proporcionar. Muchas gracias por leernos. ¡Hasta pronto!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *