Menú Cerrar

Pienso y mascotas: cómo elegir el mejor pienso para perros y gatos

Es evidente que la relación entre pienso y mascotas (sobre todo perros y gatos) es íntima y profunda. La pregunta sobre cómo elegir la mejor comida para gatos o qué pienso es el mejor para mi perro nos la hacemos desde el mismo momento en que entran en nuestras vidas. 

Ya hemos dedicado, anteriormente, otros posts a la alimentación de mascotas, como el artículo sobre piensos hipoalergénicos para perros o la entrada sobre alimentos húmedos y secos para gatos. Hoy, sin embargo, nos centramos solo en la comida seca, tratando de esclarecer qué criterios objetivos podemos usar para seleccionar un buen pienso de calidad para perros y gatos

Pienso y mascotas: contenidos

Como en la elaboración y la comercialización de productos de alimentación para el consumo humano, los criterios para establecer la calidad de los piensos para perros y gatos son objetivos, y además están regulados por ley

La norma que regula estos criterios en Europa es el Reglamento 178/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo, en el cual se detallan los principios y los requisitos generales de la legislación alimentaria, entre ellos los referentes a la alimentación para animales. Este reglamento se basa en 5 principios fundamentales:

  • La seguridad que ofrece el alimento para su consumo.
  • La trazabilidad del pienso y los ingredientes que lo componen.
  • El correcto etiquetado de la comida para mascotas, donde figuren composición nutricional, ingredientes, etc.
  • La responsabilidad de los operadores: los operadores (productores, fabricantes, comercializadores…) tienen la obligación de asegurar que todas y cada una de las etapas de producción, transformación y distribución del alimento cumplen escrupulosamente la legislación vigente.
  • La responsabilidad de los estados: cada Estado miembro de la UE tiene la obligación de establecer sistemas oficiales de control para verificar que los operadores cumplen con todos los requisitos exigidos.
A partir de estos principios, como veremos a continuación, se desarrollan unos criterios objetivos que son de gran ayuda a la hora de valorar la mejor relación entre pienso y mascotas que presenta cada caso, y elegir el mejor alimento para nuestro perro o nuestro gato.

Criterios para elegir un pienso de calidad

Antes de repasar qué criterios podemos seguir para elegir un pienso de calidad para perros o gatos, permítenos un breve recordatorio: con tu mascota, usa siempre el sentido común. si tu perro o tu gato tiene unas necesidades alimenticias especiales, antes de elegir su pienso consulta a tu veterinario. Los veterinarios son los mejores especialistas en pienso y mascotas, y a los que siempre deberíamos pedir consejo si nos asaltan las dudas.

Consulta a tu veterinario

Si tienes cualquier duda sobre pienso y mascotas, como qué pienso elegir para tu perro o tu gato porque sufre alguna dolencia o qué alimento escoger según las características de tu mascota, usa el sentido común: antes de tomar una decisión consulta a tu veterinario.

El etiquetado del pienso

Sin que sea un indicador irrefutable y solo como condición necesaria (no suficiente), lo primero que debe tener un pienso de calidad para perro o para gato es un buen etiquetado del producto. ¿Y eso qué significa? Pues, en primer lugar, que la etiqueta muestre cuanta más información mejor y, por supuesto, que sea lo más detallada posible sobre la composición y las características del pienso.

Un pienso de baja calidad no tendrá un etiquetado muy específico; no es lo mismo que un alimento para perros o gatos se etiquete como «pienso de ave y pescado», por ejemplo, que lo haga como «pienso con carne de pavo, pollo y salmón». 

También en la etiqueta podemos encontrar pistas más específicas sobre la calidad de un pienso, en concreto en su composición. La ley obliga que los ingredientes se muestren en el etiquetado siguiendo un orden, de izquierda a derecha, empezando por los ingredientes que tienen más peso en la composición del pienso y terminando por los que tienen una presencia menos importante, siempre hablando en porcentajes. Es decir, cuando leemos la etiqueta de un pienso para mascotas, el primer ingrediente que aparece es el que más porcentaje ocupa en la fórmula del pienso

El aporte de proteínas, fundamental en la relación entre pienso y mascotas

Aunque este no sea un indicador definitivo, el primer ingrediente que encontramos en la composición del pienso debería aclararnos cuál es la fuente principal de proteínas. Los ideal es que sea carne fresca o carne deshidrada, com ocurre con los piensos de mayor calidad

En un segundo lugar están los piensos elaborados a partir de harinas de productos, que generalmente son fiables y de buena calidad. 

En tercer lugar, ya encontramos los piensos fabricados con harinas de subproductos, que no están elaboradas a partir de carne sino de otras partes del animal (pollo, pavo, cordero…), como vísceras y entrañas. No nos ha de extrañar que estas harinas puedan aparecer en las composiciones de piensos de cierta calidad, pero nunca en primer lugar sino como complemento de los ingredientes anteriores.

Por último, están los ingredientes de relleno: mucho ojo con ellos. Un ejemplo son las llamadas cenizas: en principio, no debe preocuparnos en exceso verlas en la composición de nuestro pienso, pero no deberían superar un 13%-14% de la composición total. Sin embargo, lo que sí deberíamos evitar son los piensos para perros o gatos que incluyan harinas MBM (Meat and Bone Meal), a menudo llamadas harinas de hueso. 

Estas harinas están fabricadas con desechos como grasa, patas, picos, garras, plumas, cáscaras de huevo… si quieres evitarle esta pesadilla a tu mascota, evita estos piensos. Los reconocerás porque son los que presentan un etiquetado menos claro, con nombres de ingredientes que no habrás oído en la vida, y a menudo con croquetas tintadas de colores (los colorines de los piensos están para convencerte a ti de que los compres, no porque aporten nada bueno a tu mascota, no lo olvides).

Pienso y mascotas: prácticas dudosas en el etiquetaje de los piensos

La estrategia que siguen algunos fabricantes cuando quieren que la carne aparezca en primer lugar (y con ello dar la sensación de ofrecer un pienso de más calidad) es fraccionar algunos ingredientes de baja calidad o calidad dudosa en distintos componentes, para que aparezcan con un porcentaje menor y ocupen lugares menos destacados en la lista.

Cereales e hidratos de carbono en piensos para perros y gatos

Otro ingrediente con el que debemos vigilar es el gluten que aportan la mayoría de cereales. Los perros alérgicos o con intolerancias alimentarias y, en general, todos los gatos deberían evitar consumir piensos que incluyan cereales con gluten (maíz, trigo… el arroz, en cambio, es un buen aliada de la comida para perros y gatos, ya que no contiene gluten).

Los piensos para perros grain free (sin cereales) suelen ser, por lo general, los piensos de calidad más alta

También el mejor alimento para gatos (tanto la comida húmeda como el pienso) excluye de su lista de componentes los cereales con gluten.

Respecto a los carbohidratos, debemos saber que la mayoría son de origen vegetal. Se trata de nutrientes que son transformados en energía a través de la glucosa, el almidón, la lactosa… que llegan a nuestras mascotas a través de cereales y tubérculos incluidos en la composición de los piensos. Los carbohidratos son necesarios pero siempre en su justa medida. Conviene recordar que, concretamente para los perros, los cereales más adecuados son el arroz y la avena, dado su bajo índice glucémico y sus propiedades reguladoras de los niveles de glucosa.

Muchos de estos ingredientes, además de hidratos de carbono, también aportan fibras que ayudan a mantener un tránsito intestinal adecuado.

La infinidad de marcas existentes en el mercado nos ofrecen multitud de fórmulas con diferentes porcentajes de carbohidratos; la actividad física de nuestra mascota será uno de los factores determinantes a la hora de evaluar qué pienso es el más adecuado para ellas. 

Otros ingredientes de los piensos para perros y gatos

Lípidos

Los lípidos o grasas son ingredientes muy importantes y necesarios en la dieta de nuestras mascotas, aunque no deberían sobrepasar el 20% del porcentaje total del pienso. 

Las grasas son una gran fuente de energía: aportan casi tres veces más calorías que las proteínas y los hidratos de carbono, pero en muchos piensos de baja calidad su presencia se debe sobre todo a motivos ajenos a la consideración nutricional (en estos casos, se añaden para dar sabor al producto, y suelen ser grasas de muy baja calidad o de precedencia poco recomendable).

Las grasas puede ser de origen vegetal (como aceites de soja, girasol, oliva…) y de origen animal, siendo estas las más apreciadas. Como sucede con la alimentación humana, al hablar de pienso y mascotas también debemos evitar alimentos elaborados con grasas de baja calidad, como las que proceden del aceite de palma.

Ácidos grasos

Los ácidos grasos pueden ser de procedencia animal o vegetal. Los fabricantes raramente indican su origen y solo los piensos de mayor calidad lo especifican

Los ácidos grasos más interesantes son los que provienen de la grasa de pescado azul (ácidos omega 3) como la caballa, el jurel, el arenque, la sardina o el atún, entre otros. También se pueden obtener de pescado blanco como el bacalao, la merluza o el lenguado.

Se ha comprobado los ácidos grasos como los omega 3 y los omega 6 inciden muy positivamente en el sistema cardiovascular, nervioso e inmunológico de nuestras mascotas, y que mejoran sustancialmente el metabolismo de los animales con pelo, propiciándole un aspecto sedoso y brillante.

Fibra

Hay que tener en cuenta que las necesidades de fibra de un perro o de un gato no son las mismas que las de los humanos, y que porcentajes situados alrededor del 1% y el 4% del total son suficientes para una buena alimentación de nuestra mascota. 

Es importante saber que la fibra, en piensos de baja calidad, se incluye como relleno y en grandes cantidades, algo que no es recomendable en absoluto. Los piensos con un contenido excesivo de fibra pueden provocar que la digestión de otros nutrientes sea deficiente y, con ello, reducir la calidad nutricional de la dieta de nuestro perro o gato en su conjunto.

Vitaminas y aditivos

Por regla general, la mayoría de piensos para mascotas incorporan las vitaminas necesarias para una dieta equilibrada. Esto no quiere decir que en ocasiones se deba reforzar el aporte de vitaminas de algunos piensos con aditivos naturales o artificiales, y que estos no tienen por qué ser perjudiciales.

Los aditivos, por su parte, son productos que en piensos de calidad están destinados a mejorar las propiedades alimenticias del pienso y a prevenir posibles carencias del mismo. No obstante, en piensos de baja calidad encontramos aditivos poco o nada recomendables, como colorantes o conservantes artificiales que la mayoría de las veces tratan de ocultar las deficiencias del producto.

El calcio y el fósforo, por ejemplo, son aportes que ofrecen algunos aditivos y resultan fundamentales en las dietas de cachorros, principalmente para fortalecer su estructura ósea. La biotina es otro buen ejemplo de aditivo beneficioso (contribuye a mantener y mejorar la salud del pelaje de nuestro perro o gato)

Algunos aditivos, sin embargo, sirven para ampliar la duración del pienso; conservantes como el BHA (también conocido como E-320 o butylhydroxyanisol) pueden llegar a ser muy perjudiciales para el animal si se consumen en dosis altas, como las que presentan los piensos de baja calidad. Por lo general, deberíamos evitar los piensos con conservantes, potenciadores de sabor y colorantes.

Pienso y mascotas: conclusiones

Hemos repasado algunos de los principales criterios objetivos que podemos emplear a la hora de elegir la mejor comida para nuestro perro o nuestro gato, y que de hecho son los mismos que seguimos para seleccionar los piensos que recomendamos en nuestra tienda para mascotas

A modo de conclusión, podríamos empezar diciendo que la relación entre pienso y mascotas es más seria de lo que muchos se imaginan: una buena alimentación es un factor absoltamente determinante en la salud de nuestros perros y gatos. Ya no vale eso de antaño, de creer que un perro puede comer de todo o que un gato estará bien servido con las sobras del almuerzo. No, no y no

Garantizar una dieta sana y equilibrada a nuestra mascota es una responsabilidad que no podemos ni debemos relativizar. Ofrecerle una buena alimentación no debería ser una opción ni considerarse un capricho, sino una obligación. 

Si nosotros no nos atreveríamos a comer únicamente bollería industrial, por ejemplo, o ingerir solo productos de muy baja calidad alimenticia (poniendo en serio riesgo nuestra salud), ¿por qué deberíamos jugar a la ruleta rusa con pienso y mascotas? Seamos responsables y cuidemos a nuestros seres más queridos, humanos y no humanos. Por nuestra parte, sabemos que si estás leyendo esto es porque tú sí eres alguien responsable. Enhorabuena: sea cual sea tu decisión, seguro que será la más conveniente y acertada. Como siempre, si quieres aportar alguna idea o compartir tus opiniones, estaremos encantados de recibir tu valoración y tus comentarios. Muchas gracias por leernos, un abrazo animal ¡y hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *